MENU PRINCIPAL

viernes, 13 de febrero de 2009

El oso pardo cantábrico

El Oso Pardo Cantábrico.

En la cordillera cantábrica viven actualmente poco más de un centenar de ejemplares de osos pardos cantábricos.

Asturias es uno de sus últimos refugios , encontrándose dividida la población osera en dos núcleos : el oriental (concejos de Caso y Ponga) y el occidental (concejos de Lena, Quirós, Proaza, Teverga, Grado, Yernes y Tameza, Santo Adriano, Belmonte de Miranda, Salas, Tineo, Allande, Somiedo, Cangas del Narcea, Ibias y Degaña ).


De las ocho especies que forma la familia de los Ursidos, el oso pardo cantábrico, debido a que su identidad genética es diferente a la del resto y a que su censo actual no supera los 130 ejemplares, es la especie más escasa y que sufre la mayor amenazada de verse extinguida.
Los osos cantábricos habitan preferentemente bosques de haya, roble o abedul y áreas de matorral, brezales o piornales, con masas forestales cercanas, situadas entre los mil y los mil cuatrocientos metros de altitud. Su actividad suele ser nocturna y evitan la presencia humana.


El oso pardo, suele medir alrededor de un metro y noventa centímetros y pesar en torno a los ciento veinte kilogramos.

Su pelaje, que se renueva una vez al año en la época estival, varia en su color de unos a otros ejemplares, oscila entre el marrón oscuro, el dorado claro y varias gamas de grises, pero generalmente tienen varios rasgos en común : patas negruzcas, cara pardo-amarillenta, flancos grisáceos y cuartos traseros pardo-oscuros.

Las crías, que en Asturias se les suele llamar Esbardus, suelen tener un collar blanquecino alrededor del cuello, que habitualmente desaparece al año de edad con la primera muda del pelaje.

Los osos pardos cantábricos tienen la cabeza grande con orejas pequeñas redondeadas, cola muy corta, patas cortas y robustas, pies y manos con cinco dedos provistos de grandes zarpas.

Su dentadura es muy peculiar ya que está adaptada a un régimen de alimentación omnívoro, en sus mandíbulas formadas por entre 36 a 38 dientes, destacan cuatro colmillos, puntiagudos y robustos como los de otros carnívoros, pero también se encuentran incisivos aptos para cortar la hierba y molares aplanados para triturar alimentos de origen vergetal.

A pesar de que tienen capacidad para ver en color , reconocer formas a larga distancia o ver de noche, la vista no es el sentido que tienen más desarrollado, tanto su agudo oído como su excelente y finísimo olfato están mucho más desarrollados.

La impresionante calidad de su olfato, permite a los osos pardos cantábricos detectar a larga distancia muchas de sus fuentes de alimento y también el estado sexual de otros ejemplares durante la época de celo.

Entre los meses de noviembre y marzo los osos hibernan, para la hibernación seleccionan cuevas o abrigos rocosos en áreas de difícil acceso, ensanchando artificialmente la cavidad si es necesario.
En enero nacen las crías que permanecen junto a su madre durante su primer año y medio de vida., aprendiendo entre juegos a buscar alimentos, ocultarse …

Tras la separación de su madre, los hermanos prosiguen durante un año unidos y suelen hibernar juntos. A partir de los tres años pueden alcanzar la madurez sexual y se convierten en animales solitarios e incluso agresivos durante el celo, cuando tanto machos como hembras pueden disputarse ferozmente la pareja.

Los osos en la zona cantábrica habitualmente no pescan, apenas cazan, su dieta puede considerarse omnívora, aunque con un claro predominio de los vegetales. Se alimentan de fruta, frutos secos, diversas plantas, miel, setas e insectos.
Este tipo de alimentación y la gran masa corporal del oso requieren una intensa dedicación a la búsqueda e ingestión de alimento especialmente durante el otoño, cuando el animal debe acumular la grasa que le permitirá sobrevivir al invierno.

El oso pardo cantábrico está declarado por El Principado de Asturias Especie en peligro de extinción.

Decreto 13/1991, de 24 de enero, por el que se aprueba el Plan de Recuperacion del Oso Pardo en el Principado de Asturias (BOPA núm. 49, de 28 de febrero de 1991). Decreto 9/2002, de 24 de enero, por el que se revisa el Plan de Recuperación del Oso Pardo (Ursus arctos) en el Principado de Asturias (BOPA núm. 28, de 4 de febrero de 2002).

© http://www.semeyasdeasturias.blogspot.com/
Queda expresamente prohibida la copia y reproducción de las imágenes y textos de esta web con fines comerciales, sin el permiso previo de los propietarios.En el caso de que se utilicen para uso privado del usuario, deberá de hacerse inexcusablemente referencia directa a los propietarios de esta web y poner un link / enlance a la misma.
Los autores de este blog, en ningún caso se hacen responsables de las opiniones expresadas por los usuarios en sus comentarios.
semeyasimagenesdeasturias@gmail.com